{literal} {/literal}

Abogados penalistas Madrid

Según su definición, los delitos económicos se refieren a actos ilegales cometidos por un individuo o un grupo de individuos para obtener una ventaja financiera o profesional. En tales crímenes, el motivo principal del delincuente es el beneficio económico.

El delito económico abarca una serie de delitos que van desde el fraude bancario hasta la evasión y el lavado de dinero, así como el soborno, la malversación, el tráfico de influencias para el enriquecimiento privado, la evasión fiscal, el robo de identidad, honorarios por adelantado, delitos comerciales, fraude aduanero, contrabando, violaciones del control de cambios o falsificación de moneda.

El bajo riesgo y los altos beneficios asociados con el fraude lo convierten en una actividad muy atractiva para los grupos delictivos organizados. La probabilidad de que el fraude sea detectado y procesado es baja debido a la complejidad de las investigaciones requeridas. Esto es particularmente cierto en los casos de fraude que sólo pueden descubrirse a través de la cooperación internacional y para los delitos relacionados con Internet, para los que es necesario establecer jurisdicción.

Los grupos delictivos organizados que operan a nivel internacional se benefician de las diferencias en la legislación nacional. Las vulnerabilidades individuales y organizacionales como la falta de conciencia por parte de las víctimas y la percepción de bajo riesgo por parte de los grupos destinatarios son factores que permiten la mayoría de los tipos de fraude.

¿Por qué sucede esto?

La globalización y la internacionalización han hecho que la corrupción prosperara más que antes. Relacionado con lo anterior, está el colapso de nuestros antiguos valores tradicionales. En sociedades divididas, la corrupción prospera porque no hay un sentido compartido de comunidad y ningún propósito moral comúnmente compartido. El paradigma de la teoría de la elección pública en la economía neoclásica proporciona otra explicación más de la corrupción; cuando un funcionario del gobierno decide participar en conductas corruptas, se puede suponer que se basa en cálculos racionales, es decir, habría calculado que los retornos de los comportamientos corruptos superan tanto las posibilidades de ser atrapados como los costes del castigo si fueran capturados.

Por lo que se puede resumir a lo siguiente: la corrupción prospera donde hay una ausencia de controles institucionales.

¿Necesita tomar medidas urgentes contra el fraude? Entonces es necesario utilizar los servicios de nuestros abogados penalistas Madrid.

Nuestros abogados están altamente cualificados y tienen una amplia experiencia en estos casos, ya que siempre se encuentran en la defensa de los intereses de los clientes en todas las etapas previas, durante y posteriores al juicio.