{literal} {/literal}

Estrenas casa y te encuentras con defectos que no habías detectado o que aparecen después de algún tiempo de ocuparla. Seguro que es algo con lo que no contabas, pero tiene solución: reclamar al constructor o promotor la reparación del daño o defecto.

Tipos de defectos que puedes reclamar

Acabado de las obras

Son los defectos más leves y de menor coste de reparación. Al adquirir el inmueble, debes inspeccionarlo al detalle y hacer un listado, ya que estos vicios son algo bastante habitual. Si el promotor o constructor no reparan los daños, dispones del plazo de un año para reclamar.

Desperfectos que afectan a la habitabilidad, la funcionalidad o la seguridad de la vivienda

La reparación de estos defectos es más costosa y suelen aparecer o detectarse tras un tiempo de uso de la vivienda. Por ejemplo, filtraciones de agua, falta de aislamiento térmico o fallos en la seguridad en caso de incendio. El plazo para reclamar es de tres años.

Defectos que afectan a la seguridad de la construcción

Son los daños menos comunes y son debidos a una mala compactación del terreno o a cálculos erróneos de la estructura que sustenta el edificio. El plazo de reclamación es de diez años.

Si además de reclamar por estos tres tipos de defectos observas una merma de las calidades de los materiales respecto a la oferta, puedes reclamar conjuntamente con los defectos anteriores.

¿Cómo realizar la reclamación?

Los pasos básicos son:

-Encuadrar los daños en uno de los tres grupos del apartado anterior.
-Comprobar si estás en plazo de reclamar.
-Solicitar los servicios de un perito que elabore un informe y determine los responsables del desperfecto.
-Presentar la reclamación por escrito, de manera fehaciente, junto con el informe.

Es aconsejable siempre buscar la ayuda de un profesional para llegar a un acuerdo con el responsable y en caso de que éste no se haga cargo, habrá que acudir a los juzgados. En nuestro bufete de abogados en Madrid te ofrecemos asesoramiento especializado en reclamaciones por cualquier defecto o vicio de tu vivienda.