{literal} {/literal}

El adecuado asesoramiento de un equipo de abogados especializado sin duda te ayudará y guiará en un proceso no sólo judicial sino de una alta carga emocional.

La ruptura sentimental es un hecho y la decisión ya está tomada, pero ¿ahora, qué? Son muchas las dudas que pueden surgirle a aquellas personas – o, en el mejor de los casos, a aquellas parejas – que deciden iniciar un proceso de separación o divorcio: ¿qué trámites he de seguir?, ¿tengo derecho a pensión?, ¿cómo repartimos los bienes?

Las dudas son aún mayores cuando hay hijos: ¿con quién se quedan? ¿cómo quedan protegidos sus derechos? El apoyo de un bufete de abogados especializado va a ser clave tanto en estos momentos iniciales.

¿Cuál es la opción más adecuada?

¿Separación o divorcio? ¿Mutuo acuerdo o contencioso?

La diferencia principal entre la separación legal y el divorcio es que el primero es reversible: el vínculo matrimonial seguirá existiendo, aunque cesa la vida en común y se transforma el régimen jurídico de derechos y obligaciones. En cambio, en caso de divorcio ese vínculo desaparece para siempre.

Además, ambos procedimientos pueden tramitarse o bien de mutuo acuerdo, en caso de que ambas partes estén de acuerdo en las medidas a tomar para llevar a cabo la ruptura matrimonial, presentando un Convenido regulador suscrito por ambos para su aprobación judicial. O, en caso de que no haya acuerdo sobre estas medidas, por vía contenciosa, siendo el Juez en este caso el que decidirá finalmente qué medidas en cuanto a pensión, reparto de bienes, etc. se aplicarán.

Ante todo, el interés superior del menor

En caso de que existan hijos menores de edad, éstos se convierten en el centro del proceso en el sentido de que toda medida que se tome deberá ser en su beneficio. Las principales cuestiones a resolver en cuanto a los hijos serán el determinar la guardia y custodia (se quedan al cargo de uno de los progenitores o se establece un régimen de custodia compartida), el régimen de visitas del progenitor que no ostente la guarda y custodia y la pensión alimenticia que corresponda.

En definitiva, un buen asesoramiento será crucial para reducir la tensión y el trauma que este tipo de procedimientos suponen para los implicados; en nuestro bufete de abogados en Madrid tenemos un equipo especializado en Derecho de Familia que te prestará el apoyo que necesitas.