{literal} {/literal}

La Cláusula Suelo o suelo hipotecario es una cláusula que establece el interés mínimo que hay que pagar en las cuotas mensuales de una hipoteca, con independencia del interés de mercado. Aunque este tipo de cláusulas no son contrarias a la ley, según la Ley Hipotecaria, sí lo son cuando su carácter es abusivo y las entidades bancarias no informan de su inclusión en un préstamo hipotecario.

Gracias a una reciente resolución del TJUE, Tribunal de Justicia de la Unión Europea, en relación con los préstamos hipotecarios, las entidades bancarias que hayan incluido en sus préstamos hipotecarios esos límites mínimos del interés aplicable a las hipotecas, deberán devolver los intereses que se hayan satisfecho excesivamente desde la fecha de la firma de la hipoteca.

Si solicitaste un préstamo hipotecario entre 2001 y 2012 y en la cuota mensual no has notado que haya bajado en los últimos años, como lo ha estado haciendo el Euribor, lo más probable es que tengas una ‘cláusula suelo‘ en tu hipoteca.

Pero, la sentencia europea no es de aplicación automática en todas las hipotecas y para que podamos recuperar lo que hayamos pagado de más debemos acudir a los tribunales con un abogado, ya que las entidades bancarias no están obligadas a devolver los intereses. Debemos interponer la reclamación judicial ante los jueces y solicitar:

– La nulidad, es decir, la anulación de la cláusula suelo de nuestro préstamo hipotecario.
– El cálculo y la devolución de todas las cantidades que hayamos pagado de más, desde que firmamos la hipoteca.
– Que se calcule de nuevo el cuadro de amortización y la actualización de las cantidades pendientes de pago, desde la firma del préstamo. En las negociaciones extrajudiciales las entidades bancarias solo ofrecen los intereses.

Adicionalmente, se pueden reclamar los gastos de constitución del préstamo hipotecario: de notaría, los pagados a la gestoría, los impuestos y la tasación. Por ejemplo, en un préstamo hipotecario de 150.000 euros aproximadamente ascenderían a 3.000 euros. Así mismo, se pueden reclamar los intereses legales de todo lo reclamado.

La sentencia europea de 21 de diciembre de 2016 permite reclamar todo lo cobrado de más desde la firma de la hipoteca. Esta resolución judicial declaró la retroactividad de la devolución y corrigió una sentencia dictada por el TS (Tribunal Supremo) en 2013 que declaraba nulas las cláusulas suelo abusivas, es decir, aquellas cuyas consecuencias no se hubieran explicado de forma clara a los hipotecados.