{literal} {/literal}

Un gran porcentaje de las viviendas que son adquiridas por los ciudadanos españoles se adquiere mediante créditos hipotecarios. Esta herramienta es un gran aliado al momento de comprar un inmueble, sin embargo, los trámites y procedimientos suelen ocasionar numerosos gastos. Hoy en día, los tribunales están actuando en favor a los ciudadanos y en contra de las instituciones bancarias, ya que es injusto que siendo beneficiadas las dos partes solo una tenga que costear los gastos.

En tal sentido, realizar una reclamación hipotecaria es una medida justa que te ayudará a recuperar una porción o la totalidad de los gastos ocasionados durante la gestión de una hipoteca. Para realizar una reclamación hipotecaria es recomendable acudir con un bufete de abogados en Madrid, ellos te brindarán toda la asesoría y respaldo necesario para obtener los mejores resultados.

¿Qué es una reclamación hipotecaria?

Los gastos ocasionados cuando se gestiona un crédito hipotecario suelen llegar hasta 4000 euros. Todo esto como concepto por pago de notario, impuestos y registro de propiedad. Una reclamación hipotecaria es el litigio que se introduce en un tribunal, en contra de las entidades crediticias, con la intención de obtener una compensación por los gastos derivados del crédito que fue beneficioso para ambas partes.

Por tanto, una reclamación hipotecaria busca recuperar una porción o incluso la totalidad de los gastos generados durante la ejecución de la hipoteca.

¿Por qué realizar una reclamación hipotecaria?

Este procedimiento consiste en reclamar todos los gastos ocasionados durante la formalización del préstamo hipotecario. Es recomendable que este procedimiento legal sea realizado por un bufete de abogados en Madrid con amplia trayectoria y experiencia, ya que ellos serán la garantía de una compensación positiva y de acuerdo con tus intereses.

Para efectuar una reclamación hipotecaria se debe introducir una reclamación formal ante la institución que te otorgó el crédito hipotecario, luego se iniciará el procedimiento en tribunales. Los documentos para procesar dicha reclamación son básicos y todos son recibidos durante la formalización del préstamo hipotecario.

Las reclamaciones hipotecarias no prescriben, por tanto, no importa si la hipoteca se formalizó hace varios años. Este litigio puede durar varios meses, pero se puede obtener la recuperación total de los gastos, incluso se puede lograr obtener compensaciones adicionales.