{literal} {/literal}

En Pastor Callejo Abogados somos especialistas en delitos contra la seguridad vial.

Conducir un vehículo de motor con exceso de velocidad

Superar la velocidad marcada en 60 km/h en vías urbanas y 80 km/h en vías interurbanas, aun sin peligro para terceros. Sanción: prisión de tres a seis meses, multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días. Además la privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Conducir con tasas de alcohol superiores a las permitidas o bajo la influencia de sustancias estupefacientes
Se consideran afectadas las facultades para conducir al superar la tasa de alcohol de 0,60 mg/l en aire expirado o 1,gr/l en sangre. Sanción: las mismas penas que para la conducción con exceso de velocidad.

Conducir de manera temeraria

Las dos conductas ya expuestas suponen temeridad, en este caso se infringen normas elementales de tráfico, cualquiera puede percatarse del peligro y se arriesga la vida de las personas. Sanción: prisión de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir de uno a seis años.

Conducir de manera homicida

No es esencial que el conductor quiera provocar la muerte de otras personas, pero sí que sea consciente de que puede ocasionarla. Sanción: prisión de dos a cinco años, multa de doce a veinticuatro meses y privación del derecho a conducir de seis a diez años.
Dificultar a la autoridad la realización de la prueba de alcoholemia

En el caso de que se considere que existe una posible actuación contra la seguridad del tráfico. Sanción: prisión de seis meses a un año y privación del derecho a conducir de uno a cuatro años.

Conducir sin permiso o licencia por no tenerlos o por su privación

Sanción: prisión de tres a seis meses o multa de doce a veinticuatro meses o trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días.
Poner en riesgo la circulación

Introducir elementos peligrosos, obstáculos o anulando la señalización.

Sanción: prisión de seis meses a dos años, multa de doce a veinticuatro meses y trabajos en beneficio de la comunidad de diez a cuarenta días.

Las penas establecidas para los diferentes delitos son alternativas y dictadas por el Juez teniendo en cuenta la gravedad de los hechos y el riesgo ocasionado.